Pocas veces los denominamos de forma correcta y es que la familia de la identidad corporativa (que no imagen corporativa) suele englobarse en grandes cajones desastre donde todo, independientemente de su concepción formal, acaban siendo vulgarmente conocido como logotipos o logos.

Para arrojar un poco de luz sobre estas confusiones y poner orden en los cajones del diseño vamos a distinguir: logotipo, isotipo, imagotipo e isologo. Cuatro “palabrotas” que esconden la verdadera dimensión del elemento principal de cualquier buena identidad visual corporativa que se precie.

 

Logotipo, formado única y exclusivamente con palabras nunca acompañado de imágenes o símbolos. PALABRA

new-york-times-logo

Isotipo, es la parte simbólica o icónica de la marca, deben darse dos circunstancias sine qua non para que hablemos de isotipo. No incluir palabras y tener suficiente entidad y reconocibilidad para que el todo sea reconocido por la parte. No necesita de más texto o palabra que lo defina. ICONO

 

Logo_NIKE.svg

 

Imagotipo, es el conjunto de palabra y símbolo cuando concurren al mismo tiempo, aunque con la suficiente entidad como para usarse por separado y que la marca sea reconocible . PALABRA + ICONO (pueden separase)

Old_Nike_logo

Isologo, es la conjunción de icono y texto en un todo indivisible, las partes no funcionan por separado ya que perderían su sentido. PALABRA + ICONO (NO pueden separase)

 

545px-Goodyear_logo.svg

 

Espero que este granito de arena ayude a que denominemos con propiedad al elemento visual de cualquier marca ante la que nos encontremos y recuerda: “No es logo todo lo que reluce”